¿Es el 2021 un buen año para crear una web?

Pongamos por caso que eres el director o la directora de un centro educativo y que la web con la que trabajáis ha dejado de ser funcional para los retos que el “escenario bichito” está planteando y a los que, sí o sí, la comunidad de la que formas parte se va a tener que adaptar más pronto que tarde. De hecho, aunque no se lo digas a nadie, piensas que vuestra web, aparte de no gustarte, no sirve para nada.

Pongamos por un casual que es hora de mostrar al mundo quién eres y a lo que te dedicas, apostando por tu marca personal (que para eso has estado durante años regalando tu talento a los demás y, de paso, ayudándoles a llenar sus bolsillos).

O bien, en otro orden de cosas, pongamos que ya no dispones de ese espacio físico al que tus clientes/as podían acudir, cuando lo deseaban, porque sencillamente, has tenido que cerrar tu tienda debido a las “restricciones impuestas por la corona que todo lo puede”.

Finalmente, pongamos que hablo de que...

  • 1 ¡Te estás planteando darle la vuelta a la situación!
  • 2 ¡Está decidido/a!
  • 3 Por fin, ¡lo vas a hacer!
  • 4 ¡Vas a crear una nueva web!

¿Por qué deberías elegir el 2021 para pegar el salto digital definitivo?

Primero, vamos al mercado

Antes de dar el primer paso y lanzarte a lo loco hacia dondequiera que sea, echemos una ojeada a “cómo está el patio de mi web”, desde diversas ópticas y no solo desde esa mirada única que se lleva tanto ahora:

blog-el-patio-de-mi-web-mariposas

Del Informe de Empleos Emergentes 2020 de Linkedin, se desprendía que el impacto masivo de las tecnologías digitales en el futuro inmediato es, en una palabra, brutal. Por sectores, las profesiones más demandadas en esa “peli de ciencia ficción que ya tenemos en casa”, se relacionan con el márketing digital, con las ventas y, en fin, con la tecnología en general.

(Y esta es la primera observación que ya te debería hacer revolotear alguna mariposilla por el estómago...)

Sin embargo, como hay funciones que la Inteligencia Artificial, que ha llegado para quedarse, aún no va a poder resolver con precisión, y que tienen que ver con la creatividad y las relaciones humanas, los que cuando erais pequeñxs respondíais a la pregunta “qué quieres ser de mayor” con la palabra “artista”, “profesora” o “psicólogo”  estáis de suerte.

Segundo, vamos a dar luz al patio de ceros y unos

Por un lado, Youtube e Instagram Tv se han convertido en los canales audiovisuales de transmisión de conocimiento por excelencia. Por otro, la producción de contenidos digitales diferenciados, de calidad y, sobre todo, que realmente interesan a los usuarios (que son, a su vez, clientes potenciales) está siendo ahora mismo la fiebre del oro más extendida entre los que tienen un negocio, sea digital o no, dada la creciente infoxificación a la que estamos sometidxs.

¿Y qué es eso de la infoxificación? Pues eso es, exactamente, una sobreestimulación neuronal exagerada a la que estamos sometidos/as a diario, causada por la infame cantidad de “información” de todo tipo que recibimos a través de cualquier pantalla o dispositivo.

Por eso es muy importante que cuando tengas tu web lista, elabores un buen plan de comunicación y marketing digital. Dicho plan será la base del futuro posicionamiento de tu web, es decir, una de las madres del cordero de todo este jaleo. Otra joyita en la que te debes detener es en los contenidos. En los lanzamientos que hagas, tanto si tienes blog como si no, aporta a tus clientes/as y a tu público objetivo algo que realmente sea valioso para ellos/as. O sea, que les interese de verdad. Pero por ahora no te preocupes, hablaremos de todo ello en profundidad, en otra ocasión.

¿Tienes el propósito de crear tu propia web? Si es así, ¡está claro que estás donde tienes que estar! Empieza por calcular cuánto te puede costar o si lo prefieres, contacta directamente conmigo

Pero sigamos con docentes, artistas y un porrón más de profesionales que están pidiendo un cambio a gritos...

Es tiempo de “dar la cara”

¿Psicólogos? ¿terapeutas? ¿abogados? ¿médicos? ¿artesanos?... ¿Qué tienen en común? Pues que todos esos gremios pueden poner sus conocimientos (y productos) al servicio de las personas a través del plasma. La venta de su “experiencia”, de su “arte” o de todo lo que han aprendido a lo largo y ancho de sus vidas es, ni más ni menos, que lo que tienen y pueden ofrecer al mundo. Porque el conocimiento y la experiencia acumulada, independientemente de la edad de la persona, tienen “valor”. O sea “valen” (y por tanto, tienen un coste económico). Hablamos de “vender infoproductos” y de “dar la cara” delante de la pantalla. 

Un ratito de experiencia

En realidad, da un poco lo mismo arreglar hornos eléctricos o que te dediques a decorar pasteles de frambuesa con papel reciclado. Lo verdaderamente importante para vender lo que sabes hacer bien es que seas honesto/a, lo ofrezcas de forma online y (muy importante) que sepas cómo llegar a las personas que te necesitan.

Por cierto, ¿sabías que etimológicamente hablando, la palabra experto/a no tiene nada que ver con ser un/a “sabelotodo” ni requiere de títulos universitarios o másters imposibles de pagar, sino tan solo de un ratito de experiencia bien aprovechada?

¿Qué me dices? ¿Te ves dando conferencias o teniendo tu propia academia en casa? ¿Te gustaría despedir al jefe y de paso cumplir ese sueño de cuando eras niño/a? Desde luego, Roma no se hizo en un día y ya te digo que el mundo del emprendimiento, por pura experiencia, no es un camino de amapolas silvestres. Lo único que te digo es que, si millones de personas lo han hecho, tú también puedes. (Es como cuando te sacaste el carné de conducir.

blog-el-patio-de-mi-casa-conductor

¿Redes sociales o página web?

Siguiendo con la venta de infoproductos, de la que hablaremos extensamente en un próximo post, es importante destacar que esta no implica necesariamente tener que crear una página web, aunque lo cierto es que la mayoría de quienes se dedican a este nicho de mercado y les funciona, sí la tienen.

Y es que dar visibilidad a tu negocio a través de un e-commerce, un blog o una landing page, no sólo da más seguridad y “confianza” a la mayoría de clientes/as sino que también ayuda a que tu marca adquiera cierta “entidad” y pueda aumentar su prestigio en la red. De cualquier modo, y como casi todo en la vida, la respuesta a la pregunta que encabeza este bloque es una clara apuesta por la integración. O sea, que la estrategia perfecta en un plan de márketing digital pasa por combinar planes y acciones de venta, utilizando tanto tus RRSS como tu propia página web. 

Concluyendo, que es gerundio:

El paradigma de la comunicación junto con los canales de difusión del conocimiento han cambiado las reglas del juego. Por eso, y por un montón de razones más que se te irán cayendo encima por su propio peso, si no te pones las pilas desde ya, mi encarecida recomendación es que te adaptes cuanto antes, te formes en lo que consideres y te renueves.

Aquí te dejo algunas de las ideas que han salido en este post y que se resumen en una sola frase. Escríbela 100 veces en tu lavadora: “En el 2021, web nueva”.

blog-el-patio-de-mi-web-pregunta

Vaya, tu niño/a interior acaba de aparecer y te está preguntando lo de siempre....

¿Y por qué-eeeeee?

Dile esto:

  • Porque sin tecnología no hay trabajo ni futuro que valga la alegría
  • Porque el centro educativo, el ayuntamiento o la empresa que ahora te paga tiene una web que da mucha lastimita y francamente, no sirve para hacer la O con un canuto.
  • Porque hay que ser educado/a y dar la bienvenida a la nueva era de la marca personal. (Y ahora tiras tú, ¡por que te toca!)
  • Porque cada vez hay más expertos que pivotan hacia la docencia y que se lo montan que no veas (aunque es verdad que no tienen ni un triste jefe al que increpar)
  • Porque la IA todavía no entiende de creatividad ni de relaciones humanas y tú sí. Aprovecha ahora, que tal como está el patio, igual mañana nos invaden los extraterrestres.
  • Porque tienes sentido común y consciencia (ya sabes, esa vocecita que ahora mismo te está diciendo ¡tiene toda la razón! ¡Contacta!
  • Porque tienes experiencia (o sea, eres un “experto”) y vas a poder ayudar a otras personas ofreciendo tus servicios a través de una web (de esas que tienen carrito, que siempre te ha molado el iconito)
  • Porque tienes un negocio que necesita más visibilidad y te está pidiendo, con lagrimones en los ojos ¡que te tires de cabeza a la aventura!

PD.: Yo que tú le haría caso: ¡hay red de sobra para ti! Así que abre la tapa de la lavadora, sal al patio a tender la ropa y deja de darle vueltas al asunto. Estate seguro/a de que este es el mejor momento para crear tu web. ¿Cuándo, si no?

Feliz colada y hasta el próximo post